Técnicas para saber si trabajas en equipo en tu Colegio

por | 24, Oct, 2019 | Blog

Detrás de cada institución hay un gran equipo. Al igual que los compañeros de equipo de fútbol que hacen valer sus habilidades individuales para hacer la jugada perfecta, cada compañero de equipo juega un papel específico y significativo.

Se ha demostrado que el trabajo en equipo, en este caso en el lugar de trabajo, aumenta la eficiencia, mejora la comunicación, agiliza la generación de ideas, distribuye la carga de trabajo y establece una cultura en la que cada empleado tiene un sentido de pertenencia y empoderamiento.

Como Andrew Carnegie señaló una vez, el trabajo en equipo «es el combustible que permite a las personas comunes obtener resultados poco comunes».

Debido a su importancia, es vital identificar tu desempeño al trabajar en equipo, y también incentivar el trabajo en equipo de los demás.

Importancia del trabajo en equipo

 

Vale la pena señalar que los equipos de hoy son muy diferentes de lo que eran en el pasado. Por ejemplo, los equipos de hoy son más diversos y dinámicos, y contienen conjuntos de habilidades únicas que traen nuevos desafíos y oportunidades.

El trabajo en equipo ha demostrado aumentar la innovación y la creatividad al permitir que los miembros aporten perspectivas únicas y distintas a la mesa. Cuando se aprovecha, el trabajo en equipo efectivo impulsa el crecimiento de la organización, aumenta el rendimiento y el éxito al aprovechar las fortalezas y atributos únicos de cada individuo.

Pero no todos los equipos son iguales. Por ejemplo, un líder de equipo dominante o un choque de personalidades entre compañeros de equipo puede reprimir el progreso y detener la productividad, generando un crecimiento inconstante.

Características para evaluar tu rol al trabajar en equipo

 

Como mencionamos, una buena gestión depende en gran medida del contexto, pero para todos los líderes, comunicarse y conectarse con sus subordinados es a menudo una gran parte del desafío de gestionar un equipo.
Ante esto, te revelaremos cuatro técnicas para identificar tu rol y determinar tu desempeño en conjunto.

 

1. El Micromanagement

Esto es algo con lo que luchan muchos gerentes que se consideran «perfeccionistas» o que exageran al vigilar a su equipo para asegurarse de que lo están haciendo bien. Y este rol aunque busca mantener la calidad, en realidad hace más daño que bien.
Una actitud mucho más positiva es inspirar a tu equipo a ser lo mejor posible, rompiendo los hábitos de microgestión. Necesitás dar a las personas el espacio para aprender y tener éxito.

2. Identificar y abordar problemas de insatisfacción

Parte fundamental de un buen integrante de equipo es su capacidad de escucha. Los grandes gerentes son conscientes de que los empleados productivos son aquellos que están satisfechos y felices.

Aunque identificar a un empleado insatisfecho es una tarea difícil, ya que los signos son a menudo sutiles. Sin embargo, hay indicadores comunes que podrían ayudarte a la hora de abordar estos problemas.

Si el equipo tiene un bajo rendimiento y son resistentes al coaching, es posible que haya algo que debe abordarse de inmediato. Los miembros descontentos afectan negativamente la productividad y la moral de todo el equipo.

3. Fomentar la colaboración del equipo

La forma en que un equipo conversa y trabaja determina el éxito que tendrán. Si no hay comunicación abierta y respeto, no habrá colaboración.

Lo que produce un equipo es un resultado directo de lo bien que se comunican, interactúan y se permiten mutuamente para alcanzar sus objetivos. En definitiva, la colaboración es el motor de un equipo. Pero, ¿Qué podemos hacer para fomentar la colaboración en equipo?

  • Crear objetivos compartidos y promover esfuerzos conjuntos.
  • Comunicar que los errores están bien y deben ser reportados.
  • Establecer un tiempo para compartir ideas.
  • Definir tareas específicas pero que pueden ser analizadas y presentadas en grupo.

4. Que se concentren en lo que hacen mejor

Delegar es la clave para aprovechar las habilidades de todos y multiplicar el valor del equipo. Cuando delegás, pasás de preocuparte por lo que podés hacer personalmente y te concentrás en lo que puede hacer el equipo.

Esta una de esas habilidades preciadas que tienen los grandes gerentes. No es simplemente dar tareas, es reconocer la experiencia y el potencial cuando lo ves y sacar el máximo provecho de ellos.

Asigná tareas teniendo en cuenta las fortalezas de los miembros de tu equipo. Verás que la satisfacción de los integrantes aumentará. Un equipo más feliz consiste en personas que ejercen sus funciones correctamente, ya que pueden contribuir de manera más eficiente.

Estas características permiten identificarnos con las posturas más comunes al abordar de manera correcta e incorrecta ciertas situaciones grupales, pero a su vez nos sirven para entender los pasos necesarios para sobrellevar cualquier conflicto.

Trabajar en equipo puede ser una tarea difícil, pero también es muy gratificante. Arriesgate a dar lo mejor de vos y permití que tus compañeros expresen sus aptitudes a su más alto nivel.

2 Comentarios

  1. juan cervetti

    Realmente muy valiosa la información, y especialmente para comentarlo en equipo para que haya una misma mirada

    Responder
    • Lucia Sampaolessi

      Hola Juan!
      Nos alegramos mucho de que la nota sea de tu interés y que le sirva a la Institución! Saludos!!

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *