5 aspectos fundamentales para una Asociación Religiosa

por | 12, Mar, 2019 | Blog, Congregaciones y Asociaciones

Mucho se piensa, opina y especula respecto a que necesitan las Asociaciones Religiosas, particularmente aquellas que tienen colegios a su cargo. Pero, en realidad, ¿se habla con conocimiento de causa?

Estas Asociaciones difieren una de otra particularmente por la Religión que profesan.

En este caso nos enfocaremos en aquellas Católicas: Congregaciones, Diócesis y Arquidiócesis.

En Argentina existen aproximadamente 300 Congregaciones Religiosas y cerca del 50% de las mismas tienen como obras a colegios.

En lo que respecta a la división geográfica, se encuentran más de 70 Arzobispados y Obispados los cuáles tienen a su cargo los denominados colegios “diocesanos” o “parroquiales”.

En Argentina el 40%, aproximadamente, de los colegios privados pertenece a este tipo de Asociaciones Religiosas, es decir, más de 2540 institutos brindan educación católica (AICA, 2000).

El 60% de los mismos son colegios congregacionales y el 40% restante pertenece a Arzobispados u Obispados.

El total de alumnos estimado en Argentina que asiste a colegios privados es de 3,3 millones de los cuales, aproximadamente, 1,32 millones concurre a colegios católicos.

Son muchas las personas que trabajan en este tipo de asociaciones, sin embargo, no todas están abocadas a las obras de educación. Dentro de Congregaciones (masculinas y femeninas) y Arzobispados se estiman que hay más de 16.600 personas trabajando, este número incluye a Arzobispos, Obispos, Superiores, Ecónomos y Religiosos. (AICA, 2000)

Identificamos 5 aspectos que son realmente importantes para Congregaciones y Arquidiócesis por medio de un estudio llevado a cabo en los últimos tres años. Entendemos que mucho dependerá de su carisma, pero intentaremos simplificarlo en las siguientes áreas:

  1. Personas
  2. Acompañamiento y Apoyo
  3. Comunicación
  4. Capacitación y Formación
  5. Solidaridad – Trabajo en Red

Personas

Dependiendo del carisma y el llamado que tenga cada Congregación tendrá un “prójimo” al que se debe.

Específicamente se enfocan en el “recurso” más importante con el que se relacionan: las personas.

Ya sean los miembros de la misma congregación, los jóvenes y niños en caso de que trabajen con ellos, las personas con discapacidad, los “no alcanzados”, en síntesis, todos aquellos con quienes comparten su carisma.

Lo que realmente y primordialmente les importa son las personas, sus necesidades y la forma en el que su llamado y su accionar puede ayudar con la causa.

Acompañamiento y Apoyo

Desde las Casas Provinciales, los Economatos, Obispados y Juntas, se busca acompañar las inquietudes de cada comunidad y trabajar en pos de solucionar los inconvenientes que se presenten.

En muchos casos ese acompañamiento es para mejorar la gestión administrativa, respetando la habitual autonomía de gestión de cada Obra. Otras veces tiene que ver con lo Pastoral, Educación u otras áreas que sean de vital importancia para mantener el carisma y correcto funcionamiento de la Obra.

En lo que respecta meramente al ámbito económico, desde los Economatos de las Casas Provinciales u Obispado, buscan como punto óptimo lograr unificar criterios de gestión administrativa contable y de uso, cuidado y mantenimiento de los recursos que tienen a su cargo, para lograr que el carisma también se refleje en la vida económica de cada Obra.

Les resulta importante, asimismo, que esta información sea homogénea en cuanto a la fiabilidad, exactitud e integridad para poder tomar decisiones certeras.

Comunicación

Para que toda organización funcione de la mejor manera, es necesario que la comunicación sea lo mejor posible. Por supuesto que estas Asociaciones Religiosas no son la excepción a la regla y, por el contrario, suelen verse más afectadas por encontrarse en sitios, localidades y hasta países diferentes. Es por esto que la Comunicación fue, es y seguirá siendo un tema del cual ocuparse.

Para estas organizaciones resulta de vital importancia que la comunicación sea Clara y Bidireccional. Para esto es necesario que en aquellas conversaciones que así lo ameriten, se deje constancia escrita de lo que se conversó oralmente para evitar futuros inconvenientes y para que la comunicación sea clara, formal y no haya errores de interpretación.

Capacitación y Formación

En este tipo de Asociaciones Religiosas, también es sumamente importante formarse y contar con las herramientas intelectuales que fueran necesarias para sumar al fin último de la Congregación un Obispado.

Constantemente se realizan jornadas de capacitación en pos de conseguir la mejoría en las áreas que sean requeridas y de mayor importancia para la Congregación u Obispado. Ya sea en el área laboral, por ejemplo, en pedagogía, administración, liderazgo, nuevas leyes y normativas, o en lo pastoral y fraternal.

La capacitación forma parte de otorgar un carácter que colabore con la misión o carisma de cada Asociación Religiosa.

Solidaridad: el trabajo en red

En este apartado encontramos dos áreas diferentes pero interrelacionadas: la ayuda mutua entre las Obras y contratación de otros servicios de manera conjunta.

En el primer punto hacemos referencia al trabajo con otras instituciones y organismos que, sin pertenecer a la misma Asociación, pueden resolver las necesidades que tengan las Obras. En ese caso se apunta a la contratación de algún servicio de manera conjunta para poder hacer frente a los costos y obtener mayores beneficios.

La negociación colectiva permite que las comunidades más pequeñas puedan acceder a coberturas de menor costo o gratuitas, que se obtienen de los prestadores atendiendo al volumen. En circunstancias de negociación individual, estos servicios serían mucho más costosos o inaccesibles para muchos casos.

La arista más importante, sin embargo, es el trabajo solidario y en pos de alcanzar los objetivos comunes. En caso de aquellas Asociaciones Religiosas cuyas obras están conformadas por colegios, la solidaridad se ve cuando en una se recauda dinero y se distribuye a aquellas otras en zonas de mayor vulnerabilidad, para propiciar esto que tienen en común: la educación.

Estos puntos son los que resumen las preocupaciones de aquellas personas a cargo de Congregaciones, Diócesis y Arquidiócesis ¿Qué otras aristas opinas que no fueron contempladas y se podrían sumar?
Hay que considerar que dependiendo de quién se trate, qué cargo ocupe y cuál sea el carisma que representa, tendrá más peso una área u otra. Sin embargo, hay una que predomina sobre todas.

Volviendo a la pregunta inicial ¿qué es lo que realmente le importa a las asociaciones religiosas? concluimos que aquellas áreas que permitan llevar a cabo su misión (mejorar la comunicación, la administración, el trabajo solidario y la formación), no son un fin en sí mismo, sino herramientas que, optimizadas, permiten brindar un mejor servicio a lo que es verdaderamente importante: las personas.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *