Las tres dimensiones del liderazgo para el Siglo XXI

por | 7, Mar, 2019 | Blog

Existen tres dimensiones fundamentales para inspirar a los niños a desarrollar su propio liderazgo y afrontar con éxito los nuevos desafíos del Siglo XXI. Estas dimensiones son:

  1. La cultura y el entorno social
  2. Las capacidades y habilidades cognitivas
  3. La inteligencia emocional.

Podemos graficarlas en círculos concéntricos donde cada una integra a la siguiente y a la vez es dependiente de la anterior.

Las tres dimensiones son necesarias para lograr un conocimiento pleno del niño, cada una se complementa con la otra.

Diversos autores presentan sus investigaciones sobre estas dimensiones vinculadas con la educación.

 

La cultura y el entorno social

La primera dimensión es conocer la cultura, el entorno donde se desarrolla el niño, para hacerle una propuesta que se acerque a su mundo interior.

Nicholas Burbules en su reciente visita a nuestro país, enfatizó en la propuesta de “Educación Multimodal”, propone un nuevo modelo de enseñanza y aprendizaje donde la clave está en acercarnos a los intereses de los alumnos, adaptar los materiales, con multimedia, con estrategias de enseñanza que busquen llegar a los estudiantes de diversas maneras.

Él avanza aún un paso más, sugiere salir del ámbito escolar para acercarnos a la cultura de los niños, analizar los datos (People Analytics), que se pueden obtener sobre el perfil de los alumnos, sus hábitos, su procedencia, sus inquietudes, y adaptar el plan de estudios de acuerdo con sus intereses.

En síntesis, el modelo multimodal, promueve un cambio en las formas de interactuar entre el docente y el alumno en relación con las necesidades de cada alumno en el aula, partir de la propia realidad de cada niño, donde las nuevas tecnologías juegan un papel fundamental para que el docente pueda realizar un trabajo más personalizado y descubrir el potencial de cada uno se los niños a través de diversos canales de comunicación.

Las capacidades y habilidades cognitivas

La segunda dimensión es desarrollar las capacidades cognitivas necesarias que serán requeridas en un futuro próximo para el desempeño tanto en el ámbito laboral como en el entorno social y familiar.

Howard Gardner describe en su libro “Las cinco mentes del futuro” cuáles son las cinco características que a su criterio es necesario desarrollar en la escuela para que el niño pueda afrontar con éxito su futuro laboral. Sin descuidar su propuesta de “inteligencias múltiples”, donde es posible detectar en cada uno el potencial para desarrollar sus competencias futuras, Gardner sugiere que es necesario contar con las siguientes habilidades:

  1. Mente Disciplinar: tener una mente que domine al menos una disciplina en profundidad.
  2. Mente Sintetizante: en momentos de tanta información a nuestro alcance, tener capacidad de síntesis.
  3. Mente Creativa: plantear nuevos interrogantes, pensar nuevas ideas, “pensar fuera de la caja”.
  4. Mente Respetuosa: en las relaciones interpersonales, aceptar al otro con sus diferencias.
  5. Mente Ética: lograr trascender lo individual para pensar en el bien común.

Stephen Covey describe en su libro “El lider interior” la presentación de un caso de éxito en una escuela de EE. UU. que ha logrado gestionar un importante cambio en el comportamiento de su alumnado. Dice este autor “los niños necesitan ser más responsables, creativos, tolerantes ante las diferencias. Tienen que aumentar su capacidad para pensar por sí mismos, para tomar la iniciativa, para relacionarse con los demás y para solucionar problemas. Asimismo, los líderes empresariales no encuentran a personas cuyas aptitudes y personalidad se adapten con las exigencias de la economía global actual, entre las que se incluyen una importante capacidad de comunicación, de trabajo en equipo, de realizar análisis, de dominio de la tecnología y de organización. Necesitan jóvenes que se muestren motivados, que sean creativos y que posean una fuerte ética de trabajo.”

Covey es mundialmente conocido por su libro “Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva” escrito a fines de los años 80. Este autor define uno a uno los hábitos que proporcionan un enfoque integral sobre cómo mejorar nuestra calidad de vida, desde ser proactivos, atentos a nuestros principios y valores, teniendo una clara visión de lo que queremos lograr, hasta distinguir lo “urgente de lo importante”.

Asimismo, Covey destaca la importancia de estar bien con nosotros mismos para luego poder interactuar con los demás, lograr negociar el “ganar-ganar” y sinergizar con el otro. Todo esto nos permite organizarnos para disfrutar del trabajo y destaca en especial la importancia de nuestro descanso para renovarnos física, mental y espiritualmente, es en palabras de Covey, “afilar la sierra”.

La inteligencia emocional

La tercera dimensión es “cultivar” en los niños la inteligencia emocional

Daniel Goleman es pionero en este concepto, define a la inteligencia emocional como: “la capacidad de reconocer nuestros propios sentimientos y los de los demás, de motivarnos y de manejar adecuadamente las relaciones”.

En su libro menciona las siguientes capacidades emocionales que abarcan las dimensiones intra e interpersonal:

  1. Descubrir las emociones y sentimientos propios, consiste en la capacidad de ser consciente de las emociones propias, siendo capaz de identificar un sentimiento desde el momento de su aparición, vinculado a la dimensión intrapersonal.
  2. La capacidad de controlar las emociones, como la habilidad de expresar las emociones de forma correcta, lo cual implica un dominio sobre las propias emociones, basado en el autoconocimiento emocional, es el manejo del estrés.
  3. La capacidad de motivarse a uno mismo, es decir, ser capaz de automotivarse con el fin de lograr los objetivos o grandes metas de la vida. (estado de ánimo).
  4. El reconocimiento de las emociones ajenas. Partiendo del conocimiento de las emociones propias, esta habilidad permite identificar las necesidades y los deseos de los demás, dimensión interpersonal, empatía.
  5. El control de las relaciones: El manejo de las emociones de los demás desarrolla las habilidades sociales, que permiten establecer interacciones basadas en la empatía e interés emocional, la adaptabilidad.

En conclusión, el desarrollo de la inteligencia emocional en los niños es de suma importancia para el desempeño en el aula, tanto para reconocer y dominar las propias emociones, como para relacionarse correctamente con los demás y para obtener un buen rendimiento académico.

Es en el encuentro con los otros, donde se plasman las habilidades emocionales como la empatía, el abordaje creativo para la resolución de conflictos, y la comunicación asertiva.

Al transitar por la escuela, cada niño debería poder descubrir su propia voz interior, que es aquello que lo apasiona, que lo motiva, en que se destaca y puede incluso colaborar con sus pares. El docente, junto a todo el equipo de profesionales debe guiar al alumno en este recorrido, acompañar al niño para que sea protagonista en la construcción de su futuro.

 

4 Comentarios

  1. Valentina

    Mí aproximación en estos temas es generalmente desde mí formación en psicología. Me interesa entender el alcance del concepto “multimodal” que me produce alguna resonancia cono modalidades de la percepción, o tal vez es otro concepto?

    Responder
    • Roxana Sohn

      Hola Valentina, el modelo de aprendizaje multimodal es un nuevo paradigma que Burbules propone, se refiere a la posibilidad de utilizar diferentes soportes para enseñar, donde la cultura y el contexto son parte del proceso de enseñar y aprender, es decir que va más allá de las paredes del aula. Muchas gracias por tu interés en el tema, cariños Roxana

      Responder
  2. Monica

    Excelente !!!!Informe..
    Claro.
    Conceptos sumamente interesantes.
    Mirada inclusiva para la educacion!

    Responder
    • Roxana Sohn

      Hola Mónica, te agradezco por tus palabras, seguimos en contacto, cariños Roxana

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *