La Aplicación de Herramientas de Coaching en el Aula

por | 8, Abr, 2019 | Blog

¿Qué es el coaching?, ¿Cómo aplicar herramientas de coaching en el aula?, ¿Podemos hablar de un “coach educativo” como un nuevo modelo de liderazgo en la escuela?

El Coaching es una disciplina que promueve desarrollar el potencial de la persona, consiste en tratar de ayudar al otro a aprender para lograr mejorar a través de un proceso de cambio personal. Es un estilo de gestión, una habilidad sobre cómo tratar al otro, un arte quizás que puede lograr un poderoso efecto en el otro.

Un líder Coach impulsa, motiva e inspira, en vez de dar una orden o decir que tienen que hacer, pregunta y orienta para que el otro descubra cuales son las acciones necesarias para realizar y de esta manera asuma la responsabilidad para lograrlo, el líder coach promueve a que la otra persona sea protagonista de sus decisiones.

Desde nuestra perspectiva, entendemos al coaching no como un proceso terapéutico sino como una instancia de aprendizaje. El coaching se funda en el principio de la autonomía del coachado. Es él quién decide, quién opta, quién en último término resuelve sus problemas.

En este sentido, el docente tiene un papel protagónico en el aula, con sus alumnos, como inspirador, como promotor de los valores humanos y de las acciones a realizar. De la misma manera estas destrezas pueden aplicarse a cualquier conversación con colegas, familiares y amigos, una vez que se aprenden, se incorporan como parte de nuestro estilo de comunicarnos con los demás.

Hay un modelo que desde hace varios años se utiliza en los ámbitos educativos y que para poder recordar cada paso se lo denomina “la regla ópera”.

La Regla «OPERA»

    

Tal como se observa en esta imagen, la regla OPERA consiste en aplicar las cinco herramientas de coaching con un determinado orden sucesivo:

  1. OBSERVAR
  2. PREGUNTAR
  3. ESCUCHAR
  4. RETROALIMENTAR
  5. ACORDAR

1. Observar
Implica “abrir nuestra percepción”, prestar atención a aquello que observamos, incluso podemos tomar nota de lo observado.

El ojo del observador tiene el poder de cambiar lo observado.

Conversamos y actuamos en base a lo que somos capaces de observar…observemos esta imagen…..Es posible que el niño observe al pez como una hermosa mascota, y el gato, observa lo mismo?, o está observando tal vez con otra intención…


2. Preguntar
Antes de preguntar es muy importante algo que en coaching decimos, “crear contexto”, es decir, crear un ambiente de confianza.

Hay ciertas condiciones indispensables para que esto suceda entre dos personas. En primer lugar, asegurar la confidencialidad, evitando preguntas capciosas, intimidantes o que pueden incomodar al niño.

Sincronizar lo que estoy diciendo, con el tono de voz que uso, y el lenguaje del cuerpo que utilizo, los gestos que acompañan a la palabra pueden alentar o bloquear al otro.

3. Escuchar
Tener en cuenta que “oir no es igual a escuchar, se oyen voces, se escuchan palabras”. Una buena escucha implica una actitud además de una destreza, usted tiene que creer que vale la pena escuchar a la otra persona ya que tiene algo “valioso” para decir.

En esta imagen podemos observar que la escucha tiene 5 niveles, desde una escucha ignorada hasta una escucha empática. En una conversación, cuando uno habla y el otro escucha, el que habla percibe que tipo de escucha está recibiendo y en función de ello será más o menos profundo el intercambio.

4. Retroalimentar (dar feed back)
El propósito de dar retroalimentación o feed-back a la persona que participa de una conversación es poder brindarle información acerca de cómo los otros ven y sienten lo que esta persona hace o dice. Este paso debe realizarse con sumo cuidado y respeto. Exprese la retroalimentación como una solicitud de mejora y no como una crítica.


Dar retroalimentación es como sostener un espejo frente a la otra persona.

Una buena forma de hacer este ejercicio es comenzando con la mención de las fortalezas y aspectos positivos a destacar de la persona, esto crea confianza.

Respecto a las debilidades, utilice términos específicos, ejemplos concretos que sean de fácil comprensión, evitando el “siempre” o “nunca” que se perciben como acusaciones y ponen a la otra persona a la defensiva. Haga una solicitud específica para que la otra persona pueda mejorar su actitud en el corto plazo. Permita al otro la oportunidad de brindar su punto de vista, sus sentimientos o dificultades. Respete sus tiempos para hablar, recuerde que a veces se necesita tiempo para reflexionar.

5. Acordar
El próximo paso en la conversación de coaching es acordar un compromiso de parte de la persona coucheada, sea un niño en el aula, sea otro docente de su equipo de trabajo, que se compromete a realizar los cambios necesarios para mejorar en un plazo pactado de tiempo y lo volverán a conversar en una nueva conversación. Implica acordar un plan de acción que lo compromete con responsabilidad.

El acuerdo implica:

  • Ayudar a la otra persona a encontrar la manera de hacer los cambios.
  • Colaborar para que reflexione sobre su comportamiento actual, y cuáles son las alternativas de acción, incluso pensar juntos en el plan a seguir.
  • Armar una “hoja de ruta”, poner pequeñas metas, posibles de cumplir.

Aplicar una buena estrategia de coaching significa, aprender a escuchar al otro, aprender a comunicarme con el otro, ponerme en su lugar.

Tal como mencionamos al inicio de este artículo, hemos presentado las 5 herramientas del coaching para el aula, es un primer paso para crear una buena comunicación con los niños y lo más importante lograr a través de conversaciones efectivas pequeños cambios que pueden impactar positivamente en la inteligencia emocional del niño.

Daniel Goleman, en su libro Triple Focus (2014) describe junto a P. Senge, propone una interesante conjunción sobre las tres competencias necesarias para el desarrollo de habilidades para la vida y su rendimiento académico:

  • Autoconciencia o el enfoque en uno mismo, autogestión, neuro plasticidad, es una habilidad intrapersonal.
  • Empatía o la comprensión del “otro”, el trabajo en equipo, es una habilidad interpersonal.
  • Pensamiento Sistémico o la comprensión del mundo que nos rodea, es una habilidad social.

Dichas competencias pueden desarrollarse a través de conversaciones aplicando las 5 herramientas OPERA del coaching.

Sin duda, el maestro tiene cada día muchos desafíos por cumplir, pero encontrar el momento para conversar y tener una buena comunicación con los niños es crucial para lograr un buen clima en el aula.

9 Comentarios

  1. Margarita

    Muy bueno los temas a tratar sobre la nueva función tecnológica para las instituciones. Es una lastima que yo va hacer un año que estoy jubilada y he manejado mucho la tecnología en mi escuela.

    Responder
    • Lucia Sampaolessi

      Que bueno que te resulten interesantes las Notas!

      Responder
    • Eva

      Muchas gracias¡!!

      Responder
  2. Natalia

    Cómo acceder a información

    Responder
    • Lucia Sampaolessi

      Estimada Natalia, envié un correo. Saludos!

      Responder
  3. Fanny

    Excelente aporte el coaching para la educación. Excelente nota

    Responder
    • Lucia Sampaolessi

      Muchas gracias!

      Responder
  4. Rojas leonardo oscar

    Excelente para tener en cuenta y practicarlo diariamente y así formar de otra manera a los alumnos y a uno mismo

    Responder
    • Lucia Sampaolessi

      Hola Leonardo,
      Buenisimo que te resulte de utilidad!

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *