Representante Legal: Funciones e Importancia de su Rol en las Instituciones Educativas Privadas

por 16, Jun, 2022Administración, Blog

¿Sabes qué funciones le corresponden al rol de representante legal en una institución educativa privada? En primer lugar, quien asuma esta función puede ser un directivo o una persona afín al servicio eclesial, o bien alguien que mantenga una muy estrecha relación con quienes han definido el ideario institucional.

Lo cierto es que este rol conlleva muchas responsabilidades. Por lo tanto, se entiende que quien lo ocupe deberá ser un profesional con formación en educación y predisposición para resolver cualquier problema que pudiera surgir.

En este artículo te contaremos más sobre las funciones y las responsabilidades que tiene un representante legal en una institución educativa privada.

La figura del representante legal

 

La figura del representante legal suele recibir también el nombre de apoderado, siempre y cuando tenga la potestad legal para serlo, ya que se trata de una persona que actúa en nombre de otra, ya sea física o jurídica. Por ello, solemos encontrar a quien cumple esta función en empresas o en la administración de un edificio.

Si ves este video, podrás descubrir cuáles son las funciones de un representante legal:

 

En lo que respecta al área educativa en Argentina, la figura proviene de los usos y costumbres del Servicio Nacional de la Enseñanza Privada, creado por decreto 9247/1960. Dicho organismo pasó a llamarse, posteriormente, Superintendencia Nacional de la Enseñanza Privada (SNEP).

Los artículos 35 y 37 del decreto nacional 371/1964 establecen: “Los propietarios, en el caso del inc. a) del art. 30, sus representantes legales, en los casos de los inc. b), c) y d) del mismo artículo, y los apoderados deberán inscribirse en el Departamento de Registro General del Servicio Nacional de la Enseñanza Privada”.

Unos años después de la creación de este organismo, en 1982, y por ley 22.701, se modifica el Estatuto de Personal Docente de Establecimientos Privados de Enseñanza de 1947 (ley 13.047) y aparece el término “representante legal”.

¿Quién es el representante legal en las instituciones educativas?

 

El representante legal, con el poder de apoderado legal, es una persona que actúa en nombre del establecimiento ante la Dirección General de Escuelas y Cultura. Le concierne, por esa representación, todo lo relativo al régimen normativo de los establecimientos educativos de enseñanza privada.

También, lidera al equipo de gestión y asume la representación de la Institución ante las familias y el personal escolar. En este sentido, es el responsable del funcionamiento integral de la institución educativa, y debe estar al corriente tanto de los asuntos administrativos como de los legales de la institución.

Por lo general, el representante legal es designado por la base fundadora de una institución educativa. Dicha base puede estar conformada por las autoridades de una congregación o diócesis, en la mayoría de los colegios confesionales, o por una persona física o jurídica en el caso de las instituciones laicas.

El rol exige una persona cualificada, con las competencias intelectuales y actitudinales necesarias para dar solución a cualquier demanda que pueda surgir por parte del sistema educativo.

Además, debe comprometerse con un proyecto institucional diseñado para la formación integral de las personas. Y sobre todo, especializarse y mantenerse actualizado acerca de las necesidades que tiene la institución (administrativa y legal) y también sobre lo que el contexto exige: grooming, bullying, acoso, etc.

El representante legal de una institución educativa privada es la persona física que actúa en su nombre ante la Dirección General de Escuelas y Cultura.

Importancia del representante legal en las instituciones educativas privadas

El representante legal es el responsable del funcionamiento integral de la institución educativa Foto de Element5 Digital en Unsplash. Licencia CCO.[/caption]

El representante legal es el responsable del funcionamiento integral de la institución educativa, en tanto la organización depende de esta figura en un sinnúmero de situaciones.

Por ejemplo, es esta la persona encargada de solicitar, cuando corresponda, el aporte estatal para el instituto, sus nuevas secciones, sus divisiones o grados. También es quien se responsabiliza por el pago de los sueldos en tiempo y forma.

A su vez, es quien representa a la institución ante las autoridades educativas jurisdiccionales o nacionales y quien indica las condiciones de admisión y las causas de expulsión de un alumno.

Como vemos, el representante legal —junto con su equipo de trabajo— resulta una función fundamental para la labor diaria de la institución educativa.

El representante legal es el responsable del funcionamiento integral de la institución educativa: sus funciones van desde la admisión del personal hasta las contrataciones de terceros.

Funciones del representante legal en las instituciones educativas de gestión privada

 

En tanto responsable último del funcionamiento de una institución educativa, la injerencia del rol de representante legal atañe a los siguientes aspectos:

  • Aspecto institucional.
  • Aspecto administrativo – contable.
  • Aspecto técnico – pedagógico.
  • Aspecto económico financiero.
  • Aspecto de liderazgo.

En lo que respecta a lo institucional, el representante legal es quien encarna a la institución ante las autoridades educativas jurisdiccionales y, también, quien define las condiciones de admisión y las causas de expulsión de los alumnos.

En el ámbito administrativo, es el responsable de la contratación del personal de todas las áreas de la institución educativa. En este sentido, deberá analizar cuándo se requiere de un suplente o considerar las inasistencias desde un punto de vista legal.

También es quien se encarga de la contratación de proveedores y terceros: desde las pólizas de seguros para los alumnos y ART para el personal hasta la contratación de proveedores de alimentos o de un servicio de fumigación, siempre que el establecimiento lo requiera.

En lo referido al aspecto técnico-pedagógico, es quien puede solicitar la creación de nuevos grados o divisiones. A su vez, debe custodiar la documentación oficial de la institución y supervisar su funcionamiento íntegro.

Por otro lado, en el aspecto económico/financiero debe, principalmente, velar por la situación patrimonial, económica y financiera de la entidad. Y en lo referido al liderazgo, es quien debe guiar a todas las áreas mediante el diálogo y generar una adecuada comunicación en la comunidad educativa.

Finalmente, el representante legal debe hacer frente a las autoridades del área de la educación (Ministerio de Educación, DIPE, etc.) por asuntos relacionados con la institución que representa. Sin embargo, no es responsable por aquellos asuntos que competan a la entidad propiamente dicha: por ejemplo, no estará relacionado con juicios, trámites con la AFIP, elaboración de contratos, pago de alquileres, etcétera.

El representante legal debe hacer frente a las autoridades del área de la educación, sin que esto exima de otras responsabilidades a la entidad patrocinante de la institución.

El rol del representante legal frente a los desafíos actuales

El representante legal es definitorio para la labor diaria de una institución educativa Foto de Adam Winger en Unsplash. Licencia CCO.[/caption]

El representante legal se encarga de múltiples aspectos que resultan esenciales para la institución educativa privada. Por ello, se recomienda que sea una persona formada de manera integral en materia de administración, finanzas y, por supuesto, educación.

Por las responsabilidades de su rol deberá atender asuntos legales, de política educativa, vinculados con la pedagogía institucional o con economía escolar, entre muchas otras cuestiones.

Su papel es fundamental, en tanto debe acompañar a la comunidad educativa desplegando los siguientes atributos:

  • Conocimiento profundo sobre lo que necesitan los alumnos, los docentes y las familias.
  • Capacidad de diálogo para escuchar y tomar decisiones.
  • Facilidad para ofrecerle una mano a quien lo necesite.

Las instituciones educativas tienen un sinfín de desafíos por delante: desde la continuidad de las clases en un contexto sanitario que aún no se termina de definir hasta la consideración de las diferentes realidades que viven alumnos, familias y personal.

Así, es fundamental que el representante legal esté preparado y cuente con un equipo apto para hacerle frente a tamañas responsabilidades.

Conclusión

 

El rol del representante legal es fundamental y multifacético en el marco del día a día de una institución educativa de gestión privada. Un representante legal con liderazgo seguramente sabrá forjar un equipo de trabajo que lo asesore y acompañe en el desarrollo de todas sus tareas.

Sus responsabilidades abarcan desde la contratación del personal y la representación del colegio ante las autoridades educativas de la jurisdicción, hasta la garantía de la buena salud económica y financiera de la organización.

El perfil del representante legal, en este sentido, debe estar preparado para ocupar dicha posición y disponer de un fuerte compromiso con la organización, con la educación y con la comunidad educativa.

De esta forma, la institución educativa contará con una persona capacitada y al pie del cañón para resolver cualquier problema que pueda surgir.

Para seguir leyendo:

Cómo automatizar la planificación contable mensual de un colegio
Ventajas de llevar la contabilidad integral en tu institución educativa
Problemas frecuentes en el proceso de facturación y cómo optimizarlo

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *