Entorno Personal de Aprendizaje (PLE): Autogestiona tu Conocimiento

por 4, Jul, 2022Blog, Comunidad

Un entorno personal de aprendizaje (EPA) o personal learning environment (PLE) es una metodología flexible de aprendizaje empleada por profesionales que desean actualizarse. También, es usada por empresas y organizaciones que precisan responder a la necesidad de capacitación de sus miembros, cada vez más autónomos.

Las empresas y las escuelas apelan a la construcción de ambientes saludables de trabajo y espacios de formación permanente. Esto es así porque la sociedad del conocimiento en la que vivimos obliga a la especialización. Esto muchas veces se logra al interior de las instituciones como consecuencia de las demandas diarias.

Alejandro Malamed, contador público y doctor en Ciencias Económicas que desde hace veinticinco años se especializa en Recursos Humanos, afirma que las empresas buscan compartir valores y proactividad: el conocimiento vendrá después con aprendizaje continuo y autogestionado.

En el siguiente video podrás ver la entrevista completa:

 

Por su parte, las escuelas —en todas sus áreas— también se ven beneficiadas por esta mayor disponibilidad de capacitación, que agrega valor y calidad a la propuesta educativa. Así, pueden aplicar el concepto de PLE para una innovación metodológica que acompañe a sus alumnos en sus procesos de aprendizaje

Sabemos que el mundo actual es dinámico, que cambia constantemente y demanda estar a la altura de las circunstancias. La educación actual, en este sentido, debe formar en capacidades y en competencias, pues al saber hacer —y con el conocimiento accesible gracias a las nuevas tecnologías—, todo es posible.

A continuación, veremos en qué consiste la metodología del entorno personal de aprendizaje, cuáles son sus beneficios y cómo aplicarla.

El PLE permite autogestionar el conocimiento: aprender a saber hacer de la mano de las nuevas tecnologías en un mundo dinámico.

¿Qué es un entorno personal de aprendizaje (EPA) o personal learning environment (PLE)?

Conoce las potencialidades de un entorno personal de aprendizaje Foto de Tirachard Kumtanom en Pexels. Licencia CCO.[/caption]

 

Linda Castañeda y Jordi Adell, en su libro Entornos personales de aprendizaje: claves para el ecosistema educativo en red, afirman que el concepto fue acuñado por primera vez en 2004 en el Congreso de la Joint Information Systems Committee de Gran Bretaña (JISC).

Estas autoras definen el PLE como el conjunto de herramientas, fuentes de información, conexiones y actividades que cada persona utiliza de forma asidua para aprender.

Si parafraseamos este concepto para comprenderlo mejor, diremos que cada persona es capaz de crear un entorno, un espacio o una zona de desarrollo. Dicho entorno es personal, propio, introspectivo: es allí donde se encuentra comodidad y confort para aprender, para estar en constante actitud de conocimiento.

El proceso de aprendizaje varía de una persona a otra, por lo que crear tu propio PLE te permitirá conocerte y poder actualizar tus conocimientos con facilidad. En las escuelas, por su parte, el PLE reconoce individualidades y garantiza una educación para todos.

Siempre ha estado presente en nuestra vida un PLE específico, conformado por nuestra familia, el entorno cercano a nosotros, un profesor experto, etc.; la diferencia es que, antes de conocer el concepto, no lo hacíamos consciente.

Esta metodología nos propone reconocer las estrategias a través de las cuales aprendemos mejor. Así, podremos agilizar nuestros tiempos de incorporación de la información necesaria para desarrollar nuestra actividad laboral o estudiantil.

Ante un desafío, la pregunta no es quién sabe solucionarlo, sino quién sabe aprender más rápido cómo solucionarlo. No es necesario ir a buscar la respuesta fuera de la institución, sino confiar en las personas y tener un PLE.

Desde la perspectiva del PLE, la pregunta no es quién sabe, sino quién puede aprender a hacerlo. Se trata de mantener una actitud constante de aprendizaje desde un entorno seguro y personal.

Beneficios de crear un PLE

 

Al momento de concientizar nuestro PLE, podremos descubrir sus múltiples beneficios:

  • Garantizar tu confiabilidad: una persona que sabe actualizarse y cumplir sus metas puede aspirar al crecimiento continuo.
  • Proporcionar una zona de confort: es un espacio donde te sentirás seguro para aprender y especializarte. Así, afrontar un desafío nuevo no supone una dificultad cuando se implementa esta metodología.
  • Potenciar el pensamiento crítico y creativo: al conocer cómo aprendes y sentirte seguro al hacerlo, puedes incrementar tus conocimientos desde una perspectiva más activa, sin perder tiempo y esfuerzo en caminos que no son afines contigo.
  • Estar actualizado: es una forma de estar al día con los últimos saberes que atañen a tu rol profesional o estudiantil, algo muy necesario en los tiempos que corren. De esta forma, te capacitas para una gestión del cambio, aquel que propone retos para los equipos de trabajo e innovación para las empresas o escuelas.
  • Otorgar valor agregado: ante las nuevas necesidades de la sociedad del conocimiento, las empresas o escuelas se benefician con las capacidades de sus participantes para resolver desafíos y tomar decisiones.

Pasos para desarrollar un personal learning environment (PLE)

Motiva al equipo y a los estudiantes con un PLE Foto de Anil Sharma en pexels. Licencia CCO. [/caption]

Hay varias formas de organizar tu PLE, por lo cual te sugerimos que elijas la que creas más conveniente para ti. A continuación, te ofreceremos una selección de las que nos han parecido más útiles entre los modelos consultados.

  1. Elige el o los temas de tu interés. Estamos en la era de la especialización: mientras más precisos sean tus saberes, mayor demanda encontrarás para tu perfil. Sin embargo, también estamos en la era de la combinación, por lo que una buena selección construirá un perfil más profesional (por ejemplo, un contador con especialización en recursos humanos).
  2. Elige cómo aprender en tu vida cotidiana. Tienes que optar por una metodología que puedas mantener y realizar sin dificultad. Puedes leer, escuchar podcasts, ver videos, realizar resúmenes o cuadros conceptuales, ver documentales, escuchar a expertos, contarle al espejo lo que aprendes, etc.
  3. Colócate una meta y establece el tiempo que le dedicarás. Esto es necesario en tanto nos aproximamos a cada conocimiento con objetivos distintos: puede ser simplemente para tener una aproximación, para aprender a usar una herramienta que luego aplicaremos, para conocer distintas perspectivas antes de tomar una decisión, para armar un proyecto, etc.
  4. Mapea tus áreas de desempeño. Reconoce cuáles son los campos donde te desempeñas, aquellos que te servirán para tu presente o futuro rol profesional o estudiantil. Incluye tus conocimientos derivados de redes sociales, blogs, canales de Youtube, enciclopedias o bibliotecas, las capacitaciones que hayas realizado, los eventos en los que hayas participado y tus asociaciones profesionales.
  5. Verifica la información. Recuerda acceder a los nuevos conocimientos de forma profesional: contrasta fuentes y verifica distintas perspectivas. Harold Jarche, en su modelo de PLE “Buscar, sentir, compartir”, propone construir una red de personas y recursos confiables.
  6. Otorga originalidad a tu proceso. Para ello, debes lograr una personalización de la información y una producción singular para presentar.
  7. Intercambia con tus colegas. Harold Jarche afirma que las experiencias compartidas enriquecen los procesos personales, en tanto el conocimiento construido con otros fomenta distintas miradas, diversifica recursos y prospera en ideas y proyectos.

Los PLE son el resultado de confiar en que las personas son capaces de comprender cómo aprender, y de elegir el mejor modo de hacerlo con otros y para otros.

Conclusión

 

Los PLE constituyen una innovación en metodología educativa y formativa que resulta de considerar a los sujetos autónomos y propietarios de su propio proceso de aprendizaje.

En el contexto tecnosocial que transitamos, es necesario un cambio de perspectiva respecto de cómo pensamos un puesto de trabajo o un rol estudiantil. Así, pasamos a considerar a todo trabajador como un aprendiz competente para resolver desafíos, y a todo estudiante como el dueño de su proceso de aprendizaje.

A su vez, es beneficioso para las empresas y las escuelas contar con personas capaces de actualizarse constantemente e ir de la mano con las últimas innovaciones. Así, podrán potenciarse los beneficios de los intercambios entre colegas.

En este sentido, se han reconocido las consecuencias positivas que un ambiente adecuado de trabajo tiene para las personas. Allí, pueden sentirse satisfechas y descubrir que aprender y formarse es gratificante.

Quizás ya tienes tu PLE, pero aún no lo has sistematizado. Esta es tu oportunidad para definir tu camino de aprendizaje y facilitar tu proceso de especialización. Si en tu empresa o escuela están pensando en cómo acompañar la formación, proponer una diagramación de los PLE será de gran utilidad.

¡No dejes de hacerlo!

Si te gustó este artículo, quizás te interese

7 Recomendaciones Imprescindibles Para la Toma de Decisiones Estratégicas
Modelo de Aprendizaje por Competencias: Conocé la Última Tendencia en Diseño Curricular
Hacé Que el Aprendizaje Sea Más Atractivo con la Gamificación

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *