Encuentro de Colegios: una manera de mejorar

por | 14, Oct, 2019 | Blog, Congregaciones y Asociaciones

La educación es un derecho fundamental de todas las personas, lo que les permite alcanzar una vida social plena por medio de los conocimientos que son adquiridos. Es una manera de dignificar, de brindar herramientas de igualdad, pero sobre todas las cosas, libertad para optar y decidir.

El propósito de muchas Congregaciones, Juntas de Educación y Asociaciones, tiene que ver con los Colegios y sus necesidades. El fin último, por supuesto, son las personas que reciben la educación. Es por esto que bajo todos los medios se intenta mejorar aquellas dimensiones que abarca: pedagógicas, comunitaria, organizativa, de gestión, entre otras.

Pero, ¿cómo pueden asegurarse tanto las Congregaciones, las Juntas de Educación y otro tipo de Asociaciones que todos los colegios que las conforman están mejorando las diversas áreas?

Una de las mejores formas de crecer es por medio del “otro”. Hay un versículo de la Biblia, que luego se convirtió en un refrán popular, que dice “El hierro con hierro se afila”, y es aplicable también a la “Comunidad” que representan todos los colegios que comparten un mismo sentir. El crecer o mejorar depende también de escuchar al otro y del aprendizaje en conjunto.

Objetivo de los Encuentros de Colegios

 

Al menos una vez al año se suelen realizar estos encuentros para compartir experiencias, novedades, cambios y reforzar el carisma, con el objetivo final de mejorar en todos los aspectos que sean posibles.

Los temas a tratar suelen ser variados, y depende también de las personas que asistan al encuentro. No es lo mismo un encuentro de Representantes Legales y administradores que otro enfocado a Directivos Docentes. Pueden ir desde mejorar los procesos administrativos, intensificar el carisma evangelizador, optimizar la gestión pedagógica hasta la dimensión legal que rodea a los colegios.

Es indispensable enfocar los encuentros y definir los objetivos de los mismos. Por comenzar, ¿cuál es el objetivo de las Congregaciones, Juntas y Asociaciones en realizar encuentros? Podemos enumerar tres de los más frecuentes pero es muy importante que se tengan en consideración puesto que marcará los lineamientos de la jornada. Pueden ser más de uno.

  1. Innovación y la mejora continua: El objetivo es que los asistentes puedan incorporar nuevas herramientas para la gestión institucional. Por ejemplo: nuevas prácticas pedagógicas, mejoras en los procesos administrativos o contables, incorporación de un software, entre otras.
  2. Comunidad: Fortalecer el diálogo y la comunión de quienes integran los diversos Colegios y Obras.
  3. Formación integral: Capacitación en uno o más aspectos que alcance a todos los colegios. Ejemplo: nuevas disposiciones de AFIP, ESI, entre otras.

Es muy probable que los tres objetivos se relacionen entre sí, pues sería difícil concebir un encuentro sin fomentar la “Comunidad”, sin embargo siempre un objetivo primará sobre el otro.

Consejos para que los encuentros sean productivos

 

Una vez definido el propósito del encuentro, lo ideal es tomar en consideración algunos consejos para que sea lo más provechoso posible. Hay actividades para realizar antes, durante y al finalizar la jornada.

Actividades previas

  • Envío previo del material: Compartir con los asistentes, quince días antes del encuentro, el material para que puedan interiorizarse sobre la temática.
  • Tener un cronograma y compartirlo: Armar un cronograma que delimite los tiempos, compartirlo con los asistentes y, lo más importante, respetarlo durante la jornada.

Durante el encuentro:

  • Compartir la visión y misión Congregacional, Diocesana o de la Asociación: Contar hacia dónde va la congregación, Junta o Asociación y cómo cada uno en particular puede contribuir a esa misión. Explicar el sentido del encuentro en base a esa premisa.
  • Objetivos del encuentro y a partir del encuentro: Compartir cuál es la finalidad del encuentro, alineado a la misión congregacional, y luego de recibir las capacitaciones cuál es la finalidad post encuentro en cada Obra en particular.
  • Necesidades: En base a qué necesidad se plantean estos objetivos ¿optimizar la gestión de los recursos? ¿Inconvenientes legales? ¿Desconocimiento de las disposiciones de AFIP?
  • Afianzar conocimientos: Realizar actividades prácticas para afianzar los conocimientos. Una vez que se haya disertado sobre la problemática en base a la que se realizó la jornada, realizar actividades prácticas que involucren a los asistentes y les permita poner por obras lo que se les enseñó.
  • Compartir: Con el propósito de conocer la realidad de cada institución se podrá compartir la experiencia de cada Colegio. Por ejemplo, en caso de la necesidad de optimizar los recursos que cada institución gestiona, invitar a que cada una comparta su propia experiencia. Esto permitirá que todos tengan una mayor conciencia del impacto de la actividad que se desarrolla en cada colegio que pertenece a la Congregación, Junta o Asociación.
  • Planificar: Una vez finalizada la exposición y en caso de que se tratare de herramientas a utilizar en cada colegio en particular, planificar cómo podrá ser llevada a cabo en cada institución y diversos plazos para poder ejecutar la mejora.

Después del encuentro:

  • Minuta del encuentro: Compartir un resumen de la reunión, sobretodo, con las conclusiones finales.
  • Evaluación anónima del encuentro: Se podrá consultar sobre la metodología, el lugar, los temas, los disertantes y dejar un espacio a las sugerencias

Es importante no perder de vista el espíritu de hermandad y solidaridad con la que se debe llevar a cabo este encuentro. La retroalimentación y la escucha activa son muy importantes para que desde los colegios puedan abrirse hacia la realidad de los pares, escuelas que se encuentran a kilómetros de distancia pero que también comparten los mismos propósitos y contribuyen al mismo fin.

Se debe apostar no sólo a la formación y la autonomía, sino también a la cultura congregacional, diocesana o de la asociación y la solidaridad entre los colegios. Se debe considerar la misión compartida para llevar adelante el propósito de la entidad que los aglomera.

En los casos de colegios que pertenecen a una entidad como una Congregación o Diócesis, es fundamental considerar este aspecto de misión compartida, un espíritu de uso y cuidado de los recursos congregacionales o diocesanos con hincapié en la cooperación, transparencia y responsabilidad.

La Hermandad se trata de compartir tanto las “cargas”, como los desafíos, las alegrías y los progresos. Se trata de compartir valores de solidaridad entendida como un mismo fin apoyado por cada uno en particular. La visión global en vez de las individualidades. Es enriquecedor compartir experiencias e inquietudes sabiendo que de esa retroalimentación surgen respuestas a preguntas que lleven a la mejora continua.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *