Educación en Pandemia: Ventajas, Retos y Nuevos Desafíos en los Entornos Educativos

por 10, Ago, 2020Blog, Estado

La pandemia por COVID-19 trajo una nueva manera de entender la educación. No se trata ya de incorporar recursos tecnológicos, sino de pensarla en términos de distanciamiento social y nueva normalidad. ¿A qué ventajas, retos y desafíos se enfrentan las instituciones escolares?

Los sistemas educativos de Latinoamérica enfrentan un escenario de extremo desafío frente a la pandemia de COVID-19: una gran cantidad de niños y adolescentes han quedado por fuera de los sistemas educativos y muchos otros han podido mantener la escolaridad con un esfuerzo extraordinario.

De la misma manera, las instituciones escolares tuvieron que adaptar “sobre la marcha” un sistema escolar —absolutamente diseñado y pensado para la presencialidad— a modos de hacer escuela virtuales.

Entre estos extremos se ubica la oportunidad de pensar la escuela, en particular, y la educación, en general, en términos de una generación de estudiantes y familias que saldrán del aislamiento con futuro, sueños, expectativas y una gran capacidad de resiliencia.

 

Educación en Pandemia: la Cuarentena y Su Impacto en los Entornos Educativos

La educación en pandemia anticipa el futuro en innovación y vínculos de calidad

La instalación de la cuarentena como estrategia privilegiada frente a la pandemia por COVID-19 puso a las escuelas frente a la necesidad inmediata de repensar los vínculos educativos con los alumnos.

Frente al modelo de la escolaridad presencial, donde solo se ponía en tensión qué y cómo enseñar, la educación en pandemia trajo un nuevo interrogante: cómo sostener el vínculo estudiantes-escuela, incluso familia-escuela.

El Dr. Miguel Ángel Comas (profesor acreditado y colaborador en innovación/dirección educativa en la UOC/UPF y UNIR, España) piensa la educación en pandemia en términos de perímetros de confianza, inspiración y flexibilidad.

Ventajas que Se Pueden Sostener y Aprovechar Después de la Pandemia

 

Renato Operte, de la Universidad de la República (Uruguay), nos propone entender la pandemia y la cuarentena como una oportunidad de repensar la globalización, no ya en términos de desregularización y de control, sino como un nuevo modo de educación mundial.

Se trata de reclamar a los organismos internacionales que fijen nuevos modos para la educación que hoy más que nunca requiere de una dimensión local y global a la vez, con la impronta de un fuerte liderazgo y con roles de conducción definidos.

El COVID-19 nos ha señalado que no estamos solos. Y eso significa, incluso, que la escuela, más que nunca, debe funcionar de manera articulada con los demás actores sociales: desde los Ministerios que regulan el quehacer escolar hasta las familias que ven en una escuela en particular el modelo de educación al que aspiran.

La incorporación de las redes sociales a la vida intraescolar, el uso de aulas mixtas entre lo presencial y lo digital, el trabajo por proyectos y hasta los ejemplos de cooperación internacional en los modos de enfrentar la pandemia son elementos que no deberán quedar por fuera de la escuela que sigue al COVID-19.

Principales Desventajas y Cómo Convertirlas en Oportunidades

La educación en pandemia es una oportunidad para repensar el vínculo de la escuela con la sociedad

Entre las principales desventajas de la cuarentena, más allá de las dificultades en el acceso a la educación digital y remota, podemos mencionar la pérdida de aprendizajes, al menos en el modo en el que los aprendizajes se construyen tradicionalmente.

Sin embargo, la contingencia nos ha demostrado la autonomía con la que muchos estudiantes pueden trabajar. Es decir, algunas estrategias educativas innovadoras como el trabajo por proyectos han encontrado vías de realización de manera casi natural en este contexto.

Los aprendizajes pueden ser reconfigurados desde nuevos modos de pensarlos, pero también en los nuevos modos de construirlos. La mayor parte de los estudiantes y docentes no sabían cómo estar en lo digital, pero han sabido aprovecharse de él, con creatividad e innovación.

En línea con lo anterior, la educación virtual interrumpió los lazos sociales que construía la escuela presencial. Y esto se entendió como una gran desventaja, ¿cómo mantener “enganchados” a los chicos con la escuela pese al aislamiento social obligatorio?

Educación en Pandemia: Cuál Será el Rol de las Instituciones y el Equipo Administrativo en el Nuevo Entorno Educativo

 

Uno de los mayores desafíos que se presentó para las instituciones escolares fue la necesidad de “mudar” todo lo que normalmente ocurría de modo presencial a entornos digitales.

Esta mudanza no solo afectó a los docentes y los modos de enseñar, sino también a las cuestiones administrativas y contables que suceden alrededor de la vida escolar.

La contingencia, entonces, ha abierto el juego hacia una nueva manera de entender la educación. Algunos ya han dado en llamarla una educación híbrida donde lo digital no aparece como innovador o eventual, sino que se consolida como una parte inherente al proceso de enseñanza y aprendizaje.

Lo mismo ocurre con los departamentos administrativos que de pronto se vieron compelidos a buscar formas de mantener el acceso a la información institucional de manera remota. La incorporación de programas de gestión escolar específicos fue en muchos casos la solución más viable y eficiente.

En el mismo sentido fue necesaria la adecuación a medios de pago digitales, con la incorporación de plataformas como SIRO o BAPRO, entre otras, que permitieron soluciones a la hora de efectivizar el pago de las cuotas con la imposibilidad de hacerlo en las dependencias escolares o por ventanilla bancaria.

Educación en Pandemia: los Desafíos de las Aulas Híbridas

 

La cuarentena ha marcado más la brecha existente en calidad educativa, sobre todo, en las sociedades latinoamericanas. No obstante, ha dado lugar a innovaciones y creatividad por parte de los docente. ¿Hubiesen ocurrido en un contexto más favorable?

En ese sentido, Adriana Fontana de ISEP (Córdoba, Argentina) entiende que la cuarentena ofrece la oportunidad de anticipar lo que se debe entender como innovación educativa.

Los roles institucionales y del equipo administrativo estarán orientados, entonces, a proveer respuestas a las nuevas necesidades que se planteen como recursos materiales, el diseño de capacitaciones y hasta en nuevos modos de organizar los expedientes escolares. Las aulas híbridas van a requerir de nuevos modos de control de ausentismos, por ejemplo.

Es probable que aparezcan cambios en la toma de exámenes, que se requiera del registro de firmas digitales, hasta el diseño de actos escolares virtuales para mantener el distanciamiento social de la nueva normalidad.

Conclusión

 

El Covid-19 demostró que, de un día para el otro, el mundo podía cambiar al punto de tener que reorganizar todo lo conocido. La escuela en tanto instituciones sociales no quedaron ajenas a este cambio.

A fuerza de adaptarse a la contingencia, se crearon nuevos modos de aprender y sostener el lazo docentes-estudiantes, modos que hoy ya se pueden perfilar como la base de las aulas híbridas que imaginamos en el primer futuro post pandemia.

Si te ha gustado este artículo, quizás te interese:

Innovación Educativa: Conoce las Principales Tendencias para el 2020

Consejos para administrar tu Institución en tiempos de Pandemia

¿La Escuela también aprende?: La Gestión del Aprendizaje en la Escuela

Técnicas para saber si trabajas en equipo en tu Colegio

La Educación Emocional en los Colegios

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *