¿Cuáles son los fundamentos para llevar a cabo una gestión escolar efectiva?

por | 6, Dic, 2019 | Administración, Blog

Una gestión escolar efectiva asegura el buen funcionamiento de cada una de las instancias de la institución, así como el cumplimiento de la normativa que la rige.

En las siguientes líneas explicamos la vinculación entre la gestión escolar y la organización escolar. También nos referimos a la organización de la comunidad educativa y del año escolar.

¿Qué es la organización escolar?

 

Cuando hablamos de organización escolar nos referimos al ordenamiento de cada uno de los elementos de la escuela con la finalidad de alinearlos a favor del fin último de la institución, que es la educación de los alumnos.

La organización escolar no solo sirve de marco a estos procesos, sino que en sí misma transmite una serie de contenidos tanto implícitos como explícitos. Por tanto, si ejercés una dirección escolar efectiva y estás consciente de tu liderazgo, debés atender el orden y la pertinencia de la organización escolar.

El sentido de este término lo marca el vocablo que lo inaugura, ordenación, el cual se refiera a la disposición y el orden de las partes de un todo, de forma tal que contribuyan armónicamente a realizar el fin de ese todo.

La escuela es una institución formada por elementos disímiles y multiformes: el ambiente, las instalaciones, los instrumentos, los materiales y las personas.

Sin embargo, cuando todos esos elementos que intervienen en la educación de los estudiantes están bien dispuestos, la institución escolar puede cumplir cabalmente con su cometido: el desarrollo integral de los estudiantes y la formación de ciudadanos.

Otro de los aspectos vinculados a la organización escolar es el cumplimiento de todos los reglamentos político-administrativos que rigen la institución.

En definitiva, la organización escolar proporciona las normas que permiten que todos y cada uno de los elementos ya mencionados converjan en armonía y aseguren de este modo el buen funcionamiento de la institución.

¿Cómo podemos garantizar una organización escolar efectiva?

 

El colegio ideal es aquel que brinda al alumnado una educación de calidad y promueve su desarrollo integral; aquel que forma ciudadanos que se desempeñen competentemente en todos los ámbitos y donde la gestión escolar es abierta y transparente, y la evaluación es participativa.

Otros rasgos de ese colegio ideal serían la existencia de instalaciones óptimas y de un ambiente que facilite el proceso de enseñanza-aprendizaje, la participación activa de todos los miembros de la comunidad educativa y el sentido de pertenencia a la institución.

Finalmente, en el colegio ideal hay una dirección escolar efectiva capaz de conducir a la institución con verdadero liderazgo hacia el logro de sus objetivos.

Justamente, el desempeño de la dirección del colegio es decisivo para la organización escolar, pues es esa instancia la que debe orientar el desarrollo de todos los procesos académicos y administrativos en función del aprendizaje de los estudiantes.

Este rol de la dirección de una institución escolar es tan decisivo que puede determinar incluso el éxito o el fracaso de un colegio. En líneas generales, sabés que existe una gestión escolar efectiva cuando esta instancia:

  • Asegura que los estudiantes alcancen la excelencia académica y su desarrollo integral.
  • Integra a la comunidad educativa para lograr los objetivos institucionales.
  • Fortalecen los valores institucionales en todos los miembros de la comunidad educativa.
  • Motiva a los docentes hacia la implementación de prácticas pedagógicas innovadoras.
  • Favorece la gestión escolar participativa y democrática.
  • Organiza la comunidad educativa en función de los objetivos institucionales.

Podemos afirmar entonces que el buen funcionamiento de la organización escolar está supeditado a la existencia de una gestión escolar efectiva, la cual lidera la organización de la comunidad educativa.

Organización de la comunidad educativa

 

Veamos cuáles son las funciones de cada uno de los actores de la comunidad educativa.

  • El director gerencia y conduce el colegio, administrando los recursos humanos y materiales en función del logro de las metas institucionales.
  • La administración escolar: gerencia los recursos económicos del colegio de modo de garantizar el buen funcionamiento de este.
  • El personal docente: es el responsable del desarrollo y la puesta en marcha de los planes académicos y didácticos.
  • Los padres y familiares: dotan a los estudiantes de los recursos materiales, afectivos y morales, y son co-responsables, junto con los docentes, de su desarrollo.

Cuando una comunidad educativa está organizada, los principales beneficiados son los estudiantes, quienes participan activamente en la construcción de su propio aprendizaje.

Por otra parte, en este escenario se promueve la capacidad creativa de los docentes, se estimula la participación de los padres en la escuela y se optimiza la administración de los recursos materiales y humanos de la institución.

Una dirección escolar efectiva ordena y organiza a los miembros de la comunidad educativa basándose en la premisa de que un colegio es fundamentalmente un espacio de aprendizaje significativo, el cual se potencia cuando cada uno de los actores asume sus responsabilidades individuales y colectivas.

La participación activa de la comunidad educativa está íntimamente relacionada con la existencia de un clima institucional democrático en el cual cada uno de los actores se sepa reconocido y respetado.

Finalmente, es también inherente a la existencia de una gestión escolar efectiva, una gerencia de la información institucional: los registros académicos, administrativos, financieros y legales deben ser llevados por aquellos a quienes competa de forma transparente y apegada a la normativa legal.

Organización del año escolar

 

El funcionamiento institucional en sus dimensiones académica, administrativa e institucional, está regido por una normativa, y una prueba de una gerencia escolar efectiva es que las normas se implementen a cabalidad, resultando procesos justos y transparentes.

Podríamos afirmar que la normativa favorece la convergencia de la organización escolar y la dirección del centro educativo.

Por otra parte, el cumplimiento de las normas que rigen el funcionamiento del centro educativo contribuye a la formación de los estudiantes en la medida que es expresión de la sindéresis y la rectitud del colegio.

Acerca del calendario escolar, en Argentina este es establecido por el Director General de Cultura y Educación, y pauta los periodos de funcionamiento institucional, el número de días de clases y determina la organización de actividades, tales como las fechas conmemorativas y otras celebraciones propias del contexto local y regional que impactan en la comunidad.

El año escolar comienza la primera semana de marzo y termina a finales de noviembre, y hay un receso de invierno en las dos últimas semanas de julio en casi todas las provincias.

El director general de cultura y educación determina mediante un comunicado oficial el inicio, el receso de invierno y la finalización del año escolar.

Pero es al director de cada colegio a quien le corresponde velar por el fiel cumplimiento de este calendario, de modo que el colegio se mantenga dentro de la las normas legales.

Conclusiones

Una gestión escolar efectiva se manifiesta en todas y cada una de las instancias de la institución escolar; asegura el buen funcionamiento del colegio, el cumplimiento de la normativa que lo rige y, fundamentalmente, el logro de los objetivos institucionales.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *